Contrato colectivo del seguro social

Contrato colectivo del seguro social

¿qué motivó la firma del convenio colectivo?

Aunque no existe una ley general que regule la remuneración del trabajo, hay varios requisitos legislativos que prevén el pago en determinados ámbitos. El empleador debe pagar la seguridad social sobre el salario del empleado y otras prestaciones laborales, que incluyen, entre otras cosas, el pago de pensiones legales.
Además del salario, las cotizaciones empresariales a la seguridad social ascienden al 31,42% (2020) del salario bruto del empleado. Estos pagos son obligatorios e incluyen cargas como las pensiones de vejez, las pensiones de supervivencia, las cuotas del seguro de enfermedad y las lesiones laborales. Estas cargas forman parte del régimen de la seguridad social sueca.
A excepción de los seguros previstos en el pago obligatorio de la seguridad social profesional, los empresarios no están obligados por ley a ofrecer diversos tipos de seguros a sus trabajadores. En cambio, los empresarios vinculados por convenios colectivos pueden contratar seguros complementarios, como el seguro de vida colectivo (TGL) o el seguro de accidentes de trabajo (TFA), además de los seguros previstos en las cotizaciones a la seguridad social del empresario.

La negociación colectiva en la confección jordana

El mecanismo o las negociaciones entre un empresario o una asociación y un grupo de trabajadores afiliados a un sindicato se denomina negociación colectiva. En nombre de un empleado o de los trabajadores, el sindicato negociará con un empresario o un grupo de empresarios. Suele implicar debates sobre la cantidad de horas empleadas, la salud y la seguridad, el salario y las reclamaciones, entre otros temas.
A pesar de que se adoptó por primera vez en 1891 y lleva más de un siglo en uso, no todo el mundo está a favor de ella. Tanto los partidarios como los detractores de la negociación colectiva tienen sentimientos claros sobre si es buena o mala para las empresas y los grupos implicados: empresarios y trabajadores. Exploremos las ventajas y desventajas de este controvertido asunto para comprenderlo mejor.
Los empleados podrán defender mejor sus intereses como trabajadores mediante la negociación colectiva, según los defensores de esta práctica. Tendrán voz a través de los dirigentes de los sindicatos, cuyo objetivo es luchar por la mejora de los miembros de sus empleados, como un mayor salario, una reducción de la jornada laboral, lugares de trabajo más limpios y una mejor atención sanitaria, al estar afiliados a los sindicatos.

Guía de empleo: ¿quiere saber más sobre las normas laborales?

Los sindicatos de trabajadores, surgidos a finales del siglo XIX, se dedicaron a garantizar el bienestar social de sus miembros. El movimiento sindical se convirtió en un importante actor de la seguridad social suiza gracias a sus planes de previsión conjuntos y a sus iniciativas políticas.
En la segunda mitad del siglo XIX, los organismos profesionales de la imprenta, la construcción, la madera, el metal, la relojería y la industria textil organizaron los primeros sindicatos. La Federación Suiza de Sindicatos (SGB) se formó en 1880 para agrupar a muchos sindicatos aliados con los socialdemócratas, mientras que los sindicatos cristianos se fusionaron en 1907 para crear la Federación Cristianosocialista de Sindicatos (CSG), que estaba estrechamente vinculada al Partido Popular Conservador Católico. En 1920, una décima parte de la población trabajadora estaba organizada en sindicatos, la mayoría de los cuales estaban representados por la SGB. Como consecuencia, aumentó la afiliación a los sindicatos cristianos y a la Unión de Asociaciones de Empleados Suizos (VSA). En 1960, los miembros de los sindicatos representaban aproximadamente una quinta parte de la población activa. A finales de los años 90, sólo uno de cada diez empleados seguía unido a un sindicato, y dos tercios de ellos pertenecían a un sindicato de la SGB. El resto se repartía entre los sindicatos VSA y Cristiano (que luego se fusionaron para formar Travail.Suisse en 2003).

Seguridad y diplomacia en la era digital: ¿está el mundo dando un paso adelante?

Cuando los trabajadores de una organización acuerdan sindicarse, se inicia el proceso de negociación colectiva. Las negociaciones entre la organización y los dirigentes sindicales se conocen como negociación colectiva. El objetivo es que la dirección y el sindicato lleguen a un acuerdo sobre un contrato que estará en vigor durante un periodo de tiempo determinado. Una vez transcurrido este periodo, se firma un nuevo contrato. Los elementos del convenio colectivo se analizarán en esta sección.
Los derechos de gestión, como el derecho a gestionar y dirigir la empresa, contratar, ascender y despedir a los trabajadores, no son negociables en ningún convenio colectivo. Sin embargo, el sindicato esbozará un protocolo sobre el funcionamiento de estos procesos en el convenio acordado. Los privilegios de la dirección también incluyen la capacidad de la organización para dirigir el trabajo de los empleados y desarrollar políticas organizativas. Como profesional de RRHH en la mesa de negociación, es importante ser proactivo en el proceso y vincular la estrategia estratégica a los compromisos que la empresa está dispuesta a hacer y a las concesiones que no hará.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad