Contrato de permuta de inmuebles

Contrato de permuta de inmuebles

😃 7 principios fundamentales de un intercambio 1031

Para su verificación, este artículo necesita más citas. Por favor, contribuya a la mejora de este artículo citando fuentes creíbles. Es posible que el contenido sin fuentes sea cuestionado y retirado. Localice las fuentes: JSTOR – “Real estate derivative” – news – media – books – scholar (December 2009) (Para saber cuándo y cómo eliminar este mensaje de plantilla, lea las instrucciones al final de esta página).
Un derivado inmobiliario es un activo financiero cuyo valor viene determinado por el mercado inmobiliario. La cobertura de posiciones, la preinversión de fondos y la reasignación de una cartera son usos habituales de los derivados inmobiliarios. Los swaps, los contratos de futuros, las opciones (de compra y de venta) y los productos estructurados son los derivados inmobiliarios más populares. Para cada uno de ellos puede utilizarse un índice inmobiliario diferente. Además, cualquier derivado inmobiliario puede utilizar cada forma y zona de propiedad como punto de referencia.
Una operación de swap es el tipo más básico de derivado inmobiliario, en el que un inversor (o bando) va en largo y el otro en corto (financiación). Un inversor utilizaría un swap si creyera que la economía, o un sector concreto, tiene probabilidades de revalorizarse, en cuyo caso iría en largo. Si un inversor cree que el mercado se depreciará a partir de ese momento, venderá en corto, o se pondrá del otro lado del intercambio.

🤠 Cómo negociar permanentemente casas con hipotecas

Los prestatarios con préstamos comerciales a tipo de interés variable suelen suscribir acuerdos de cobertura de tipos de interés para minimizar o reducir su riesgo de tipo de interés. Aunque la mayoría de los informes recientes se han centrado en las modificaciones, las renuncias y los impagos en el marco de las hipotecas comerciales y otros préstamos comerciales, también es importante considerar cómo cualquier acción propuesta en el marco del préstamo afectaría al acuerdo de cobertura y si se requiere alguna acción corolaria. En el entorno actual del mercado, hay algunas cosas que hay que tener en cuenta en lo que respecta a las coberturas de tipos de interés, especialmente si el prestatario y el prestamista están considerando cualquier renuncia o modificación del acuerdo de préstamo, o si podría desencadenarse un evento de incumplimiento del préstamo.
Los prestatarios suelen utilizar uno de los dos tipos de acuerdos de cobertura en esta situación. El primero es un tope de tipos de interés, que es un conjunto de opciones de tipos de interés que corresponden a las fechas de pago del préstamo. Si los tipos de interés se sitúan por encima del tipo de interés de ejercicio o del tipo máximo en el momento de su determinación, el prestatario paga una prima por adelantado y cobra una bonificación, compensando con ello el pago del servicio de la deuda del prestatario por encima del límite. El segundo es un swap de tipo de interés fijo por variable, en el que el prestatario paga un tipo fijo de forma regular a cambio de un pago de tipo variable que está asociado al tipo variable del préstamo. Dado que los límites del tipo de interés se cobran en su totalidad por adelantado, el proveedor de la cobertura no suele tener exposición crediticia al comprador, mientras que los swaps de tipos de interés tienen el potencial de exposición crediticia bilateral. Esta distinción es crucial en caso de impago del préstamo o de una renuncia o alteración que pueda hacer necesaria una modificación de la cobertura. Dado que los swaps de tipos de interés conllevan un riesgo de crédito, el proveedor de la cobertura (que suele ser un prestamista o uno de los prestamistas) suele asumir un interés de protección prorrateado en la garantía del préstamo y puede exigir que cualquier garantía del préstamo se aplique también al swap de tipos de interés.

💭 Cobertura de swaps de tipos de interés contra la ganancia de los pagarés (deuda)

Los swaps de tipos de interés se han convertido en una característica esencial del sector de la renta fija. Estos contratos de derivados, que suelen intercambiar pagos de intereses a tipo fijo por pagos de intereses a tipo variable, son una herramienta importante para los inversores que buscan cubrirse, especular y mitigar el riesgo.
Un swap de tipos de interés es un contrato en el que dos partes acuerdan intercambiar una fuente de pagos de intereses por otra durante un periodo de tiempo determinado. Los swaps son contratos de derivados OTC (over-the-counter).
Los swaps de tipos de interés más negociados y líquidos se conocen como swaps “vainilla”, que intercambian pagos a tipo fijo por pagos a tipo variable basados en el LIBOR (London Inter-Bank Offered Rate), que es el tipo de interés que se cobran los bancos de alta calidad crediticia entre sí para la financiación a corto plazo. El tipo LIBOR es la norma habitual para los tipos de interés flotantes a corto plazo. Aunque existen otras formas de swaps de tipos de interés, como los que intercambian un tipo flotante por otro, los swaps vainilla constituyen la gran mayoría del mercado.

😊 ¿qué es la derivada de la propiedad?, explique la derivada de la propiedad

Examinar las características del dispositivo y ver si se puede identificar. Utilice la información de geolocalización precisa. En una tableta, puede almacenar y/o acceder a la información. Personalice su material. Haga un perfil de contenido exclusivo para usted. Analice la eficacia de sus anuncios. Se deben elegir anuncios sencillos. Hacer un perfil de anuncios personalizados. Elija entre una variedad de anuncios personalizados. Aplique un estudio de mercado para obtener información sobre la audiencia. Analice la eficacia de su material. Mejore y desarrolle los productos.
Los derivados inmobiliarios, también conocidos como derivados de la propiedad, son instrumentos financieros que permiten a los inversores obtener exposición a la clase de activos inmobiliarios sin poseer realmente propiedades. En su lugar, utilizan el rendimiento de un índice de rentabilidad inmobiliaria para sustituir a los bienes inmuebles. Los inversores pueden invertir en capital o deuda inmobiliaria de esta manera sin tener que comprar nunca un activo físico o poner un inmueble como garantía.
Históricamente, los bienes inmuebles han tenido una baja correlación con las inversiones en acciones y bonos en términos de rendimiento, lo que los convierte en una herramienta de diversificación de carteras deseable. Por desgracia, la compra y venta de bienes inmuebles no es tan fácil como la negociación de acciones.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad