Diferencias entre contrato colectivo y contrato ley

Diferencias entre contrato colectivo y contrato ley

El convenio colectivo

La gran mayoría de los estadounidenses no dispone de un convenio colectivo. Los esfuerzos de movilización sindical se ven obstaculizados por la animosidad de los empresarios. Los trabajadores que quieren unirse para aumentar los salarios y las condiciones de trabajo buscan nuevas formas de negociar, sobre todo cuando sus empleadores se niegan a aceptar su sindicato o a negociar conjuntamente con ellos. A menudo la gente no puede negociar con su “verdadero” jefe -la organización que tiene influencia económica real sobre su trabajo pero que no es su empleador directo- debido al sistema de negociación de la NLRA. Los empleados están utilizando métodos alternativos para obtener el control y afectar a su salario y a sus normas en estas situaciones. Los trabajadores de la limpieza de las tiendas Target en Minnesota, por ejemplo, pudieron llegar a un acuerdo con Target directamente para mejorar las condiciones con las empresas de limpieza subcontratadas por las tiendas.
La legislación también puede utilizarse para construir espacios de negociación. En Connecticut, los proveedores de servicios de guardería y de atención domiciliaria se manifestaron recientemente a favor de un impuesto a los empleadores con salarios bajos, que gravaría a los grandes empleadores con salarios bajos para ayudar a financiar los sistemas públicos de atención infantil del estado, que se encuentran bajo presión. Aunque la tasa fue rechazada, los defensores de la misma consiguieron crear una Junta Consultiva de Empleadores de Bajos Salarios, que reunirá a empleados del sector de los cuidados, empleadores, clientes de la asistencia pública, funcionarios electos y otras partes interesadas para hacer recomendaciones al gobernador y a la legislatura estatal sobre cómo solucionar el gasto público de los empleos de bajos salarios.

Contratos de trabajo en los eau: limitados o ilimitados | al tamimi

Si bien es cierto que el uso de los convenios colectivos ha crecido significativamente en la última década, como lo demuestra su creciente uso en el sector público y su aplicación en muchos países poscomunistas, es difícil negar que su capacidad para proteger a los trabajadores se ha debilitado significativamente y sigue debilitándose. Si queremos mantener un equilibrio equitativo en la relación empleador-empleado, debemos considerar primero los factores que han llevado a este profundo cambio en las condiciones económicas y sociales. Este tema crítico ya está rodeado de un creciente cuerpo de investigación y comentarios. En este simposio, dieciséis distinguidos académicos han recopilado un estudio preliminar de las cuestiones clave y los métodos utilizados para resolverlas en varios países. Las once ponencias aquí reproducidas fueron presentadas en el 16º Congreso de la Academia Internacional de Derecho Comparado, celebrado en Brisbane en julio de 2002. Cada ponencia está estructurada en torno a las siguientes consideraciones para el país concreto:

Negociación con el representante laboral de sus empleados: el

Además de estas limitaciones, la ley exige que el convenio colectivo incluya ciertos elementos obligatorios (artículo 23, apartado 1): la identidad de las partes firmantes, la región y el alcance de su ejecución, y la fecha de su firma. El artículo 23(2) también estipula que las escalas salariales indicadas deben reflejar niveles salariales expresos para todas las ocupaciones y categorías.
Un punto crítico a considerar es la fuerza de los acuerdos de negociación colectiva en relación con los contratos de trabajo individuales. Los contratos de trabajo, según el apartado 1 del artículo 14, que a menudo mejoran las condiciones establecidas en los convenios, lo que implica que estos últimos nunca pueden considerarse normas absolutamente obligatorias para los contratos individuales. La autonomía individual suele reforzar la estructura establecida por la autonomía colectiva a favor del trabajador.
Convenios colectivos horizontales y verticales La Ley de Relaciones Laborales Colectivas distingue entre los convenios colectivos horizontales, que abarcan un grupo de empleados definidos en función de una ocupación u ocupaciones concretas (como un convenio piloto), y los convenios colectivos verticales, que regulan el empleo y las relaciones laborales de los empleados de una industria específica (como un convenio para la industria textil o para el sector bancario). Los convenios verticales tienen preferencia en virtud del artículo 12 de la ley, que establece que, una vez redactados, surten efecto y extinguen los convenios horizontales aunque no se haya cumplido la duración mínima legal de éstos. Naturalmente, este precedente supone que una entidad que era signataria del acuerdo horizontal que se extinguió por este motivo sigue siendo signataria del nuevo acuerdo vertical, ya que sólo entonces se seguirán los conceptos aplicables de la libertad de contratación y el ámbito de aplicación de los convenios colectivos. Dado que varios convenios verticales son negociados por un gran número de sindicatos primarios, incluidos los sindicatos profesionales, este suele ser el caso. Los conflictos entre los convenios colectivos pueden encontrarse aquí.

Negociación colectiva

Un convenio colectivo, también conocido como acuerdo laboral colectivo (CCT) o acuerdo de negociación colectiva (ACL), es un contrato formal que regula las condiciones de los trabajadores en el trabajo y que es negociado por uno o varios sindicatos con la dirección de una empresa (o con una asociación de empresarios) a través de la negociación colectiva. En él se regulan los salarios, las prestaciones y las obligaciones de los trabajadores, así como los deberes y responsabilidades del empresario o de los empresarios, y suele incluir normas para un procedimiento de resolución de conflictos.
No hay referencias citadas en esta sección. Por favor, contribuya a la mejora de esta sección incluyendo citas de fuentes creíbles. Es posible que el contenido sin fuentes sea cuestionado y retirado. (Diciembre de 2007) (Para saber cuándo y cómo eliminar este mensaje de plantilla, lea las instrucciones al final de esta página).
Los convenios colectivos protegen a cerca del 90% de todos los trabajadores en Suecia, con un 83% en el sector privado (2017).
(5)
[número seis] Las cláusulas de salario mínimo se incluyen habitualmente en los convenios colectivos. Suecia no tiene leyes que regulen los salarios mínimos o la aplicación de los convenios colectivos a los empresarios no sindicados. Los empresarios no sindicados tienen la opción de firmar explícitamente acuerdos de sustitución con los sindicatos, pero muchos no lo hacen. Sólo los centros de trabajo y los trabajadores protegidos por convenios colectivos están sujetos al modelo sueco de autorregulación. [nueve]

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad