Registro histopatológico de neoplasias malignas

Registro histopatológico de neoplasias malignas

🤭 Topografía y morfología del cáncer

Los registros médicos son la principal fuente de datos sobre la incidencia del cáncer. El personal de los centros sanitarios extrae los datos de las historias clínicas de los pacientes, los introduce, si dispone de uno, en el propio registro de cáncer del centro, y luego envía los datos al registro federal o estatal. Otras fuentes de datos son los consultorios médicos, las clínicas de radioterapia, los centros quirúrgicos independientes y los laboratorios de patología. Tal y como informa la Asociación Norteamericana de Registros Centrales de Cáncer (NAACCR), tanto los registros NPCR como SEER recogen los datos utilizando elementos y códigos de datos uniformes. Icono externo Esta uniformidad significa que los ítems de datos obtenidos por los dos sistemas federales son comparables.1 2 La información sobre el sitio primario y la histología se codifican de acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades Oncológicas, T Los casos se codifican en base a la CIE-O-3 revisada para los códigos hematopoyéticos, basada en la Clasificación de Tumores de Tejidos Hematopoyéticos y Linfoides de la OMS, a partir de los diagnósticos de 2010 (2008).

⚠️ Icd-o-3

El cáncer, con 14,1 millones de nuevos casos y 8,2 millones de muertes en todo el mundo, es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el mundo. Existe una marcada diferencia entre los países desarrollados y los países en vías de desarrollo, ya que estos últimos representan el 57% de los nuevos casos y el 65% de las muertes en 2012. Sólo gracias a los datos obtenidos de los registros de cáncer basados en la población que hacen estimaciones de cáncer para diferentes áreas geográficas se puede obtener esta imagen global. Nuestro objetivo es realizar un estudio de los distintos tipos de registros y su papel en el control del cáncer. En los países desarrollados, este tipo de registros está ausente. Sólo el 6% de la población estaba incluida en los registros de cáncer en América Central y del Sur, en comparación con el 83% en América del Norte. Es necesario ampliar el alcance de los registros de cáncer para obtener datos más precisos que permitan dirigir los programas de control de forma más adecuada.
El cáncer es una de las principales causas de morbi-mortalidad en el mundo, con 14,1 millones de nuevos casos y 8,2 millones de muertes. Hay una marcada diferencia entre los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo: El 57% de los nuevos casos y el 65% de las muertes registradas en 2012 se produjeron en países en desarrollo. Sólo es posible explicar este panorama global a partir de los datos obtenidos de los registros poblacionales de cáncer que permiten realizar estas estimaciones en diferentes áreas geográficas. El objetivo de este trabajo es realizar una revisión de los distintos tipos de registros y su papel en el control del cáncer. En los países en desarrollo existe una notable escasez de estos registros. Apenas el 6% de la población tiene registros de cáncer en Centro y Sur América, en comparación con el 83% en Norteamérica. Es necesario ampliar la cobertura de los registros de cáncer para obtener datos más precisos que permitan dirigir los programas de control de forma más adecuada.

😐 Clasificación histológica del cáncer

El código de morfología registra la forma y la actividad biológica de la célula que se ha convertido en neoplásica; en otras palabras, registra el tipo de tumor que se ha formado y cómo se comporta. El código de morfología completo tiene tres secciones:
Una raíz común codifica el tipo de célula de un determinado tumor en los códigos morfológicos de la CIE-O, mientras que un dígito adicional codifica las acciones. La información complementaria del tumor se da en el código de grado, diferenciación o fenotipo.
La actividad de un tumor es la forma en que se comporta dentro del cuerpo. El comportamiento de un tumor lo determinan los patólogos mediante una serie de observaciones. El continuo de comportamientos se muestra en la figura 18. Sin posibilidad de diseminación, un tumor puede desarrollarse en el lugar (/0, benigno); puede ser maligno pero seguir creciendo en el lugar (/2, no invasivo o in situ); puede invadir tejidos adyacentes (/3, maligno, sitio primario); o incluso puede diseminarse desde su punto de origen y empezar a crecer en otro sitio (/6, metastásico).
Se consultó a los principales expertos en este campo en muchos países diferentes, y la mayoría pensó que la NIC III podía considerarse comparable al carcinoma in situ, independientemente de que se mencionara la displasia extrema. La displasia cervical extrema sin mención de NIC III se codifica según SNOMED, al igual que el resto de sitios de displasia grave. Deben considerarse definiciones similares en la vagina (VAIN III), la vulva (VIN III), el ano (AIN III) y la próstata (PIN III).

🧒 Carcinoma

Los datos proporcionados en este volumen sobre la Incidencia del Cáncer en los Cinco Continentes (CI5) abarcan el periodo 2008-2012 y están ordenados principalmente en el Capítulo II (Neoplasias) de la 10ª Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10; OMS, 2010) por categorías predominantemente basadas en la localización (véase el Capítulo 3 de este libro). Sin embargo, para ciertas localizaciones del cáncer, clínica y/o epidemiológicamente, la forma histológica es especialmente importante. En el presente volumen, los datos se agrupan y describen en este capítulo según los tipos histológicos especificados en el Volumen X del CI5 (Forman et al., 2014).
La estructura clave de la clasificación histológica es la enumeración de formas particulares de neoplasias malignas, así como la categoría “Neoplasia maligna no especificada” (es decir, tumores malignos tan poco diferenciados que no podemos clasificarlos en grupos principales como carcinoma o sarcoma). En la categoría “Otra neoplasia maligna definida” se agrupan las neoplasias que tienen una morfología particular pero que son demasiado raras para ser clasificadas entre las principales clases histológicas. Del mismo modo, los subtipos únicos, como el “Carcinoma de células escamosas” y el “Adenocarcinoma”, se clasifican en el grupo “Carcinoma”, así como el “Carcinoma no especificado” (es decir, carcinomas tan poco diferenciados que no podemos clasificarlos según el subtipo histológico, aunque sí es posible distinguirlos de las neoplasias malignas no epiteliales, como el sarcoma). Para las formas particulares de neoplasia (o carcinoma), y para la “neoplasia maligna no especificada”, se mencionan los códigos morfológicos (o carcinoma). El resto de los códigos de neoplasias (o carcinomas) se asignan inmediatamente a la categoría de “Otra neoplasia maligna definida” (o carcinoma).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad